GUÍA PARA LA IDENTIFICACIÓN
 DE LAS ESPECIES ESPAÑOLAS DE ARAÑAS ROJAS
DEL GÉNERO Tetranychus

 

Francisco Ferragut
Dpto. de Ecosistemas Agroforestales
Universidad Politécnica de Valencia

 PRESENTACIÓN 

Las arañas rojas del género Tetranychus constituyen un grupo de especies de gran importancia por la repercusión económica que su alimentación causa sobre las plantas cultivadas. Su aspecto externo es muy parecido, pero tras esta similitud se esconden comportamientos y biologías diferentes, por lo que una correcta identificación es necesaria en cualquier estudio relacionado con la sanidad vegetal.

En este apartado se proporcionan dos guías para la identificación específica de estos ácaros. Una de ellas, de carácter práctico, permite con bastante fiabilidad el reconocimiento de las cuatro especies que se encuentran sobre cultivos hortícolas y la vegetación espontánea asociada a estos cultivos. La otra, mucho más rigurosa, permite la identificación de las siete especies de este género que se han encontrado hasta ahora en España, sobre cultivos y vegetación natural. Su uso exige realizar preparaciones microscópicas de hembras y machos y el examen de algunos detalles anatómicos al microscopio.

 GUÍA PARA LA IDENTIFICACIÓN DE LAS ARAÑAS ROJAS ASOCIADAS A CULTIVOS HORTÍCOLAS Y SU VEGETACIÓN ESPONTÁNEA

En los cultivos hortícolas y su flora espontánea se encuentran cuatro especies distintas, que por orden de importancia en el conjunto de los cultivos españoles son: Tetranychus urticae Koch, T. turkestani Ugarov y Nikolski, T. evansi Baker y Pritchard, y T. ludeni Zacher. La separación de estas especies puede hacerse en campo, con un cuentahilos o en el laboratorio en un binocular examinando el color de las hembras adultas. Este criterio no es muy riguroso, pero con un poco de práctica permite su separación en la mayoría de los casos y sobre los ácaros vivos. En cualquier caso no es aplicable a otros cultivos donde estas mismas especies presentan una coloración diferente.

 

T. urticae  es de color marrón rojizo, parecido al de un ladrillo, a veces más intenso y otras más apagado u oscuro, en un tono mate.

T. turkestani es de color miel, acaramelado o incluso grisáceo, en un tono pálido y siempre apagado.

T. evansi es de color anaranjado. En comparación a las otras especies su primer par de patas es de mayor longitud.

T. ludeni es de color rojo intenso, un color parecido al que presenta el ácaro rojo Panonychus citri en cítricos.

 

CLAVE PARA LA IDENTIFICACIÓN MICROSCÓPICA DE LAS ESPECIES ESPAÑOLAS  DE ARAÑAS ROJAS DEL GÉNERO Tetranychus

INTRODUCCIÓN

Esta clave está basada en el examen de hembras y machos. Permite de forma rigurosa la separación de las siete especies conocidas: T. urticae, T. turkestani, T. evansi, T. ludeni, T. viennensis  Zacher, T. neocaledonicus André y T. lintearius Dufour.

Para la observación de los caracteres incluidos en ella es necesario montar entre porta y cubre hembras y machos y disponer de un mínimo material de laboratorio. Previamente al montaje los ácaros han de digerirse hasta que estén transparentes. Para ello sumergir los ejemplares capturados en un pocillo con ácido láctico y dejar en una estufa o placa calefactora a 40-45ºC durante el tiempo necesario para la digestión y aclarado (por lo general dos o tres días). No realizar el montaje hasta la completa digestión de los ácaros. A continuación montar entre porta y cubre usando una gota de ácido láctico para preparaciones no permanentes que se estropean en pocos días o un montante como el líquido de Hoyer o similares para preparaciones permanentes que permite su conservación durante años.

En el montaje hacer preparaciones separadas para hembras y machos. Colocar entre una y cinco hembras sobre la gota y empujarlas suavemente hasta que llegan al fondo, en contacto con el portaobjetos. Si es posible extender las patas para facilitar su observación. A continuación colocar el cubre sujetándolo con unas pinzas y dejándolo caer sobre la gota con suavidad para evitar que se muevan de la posición en que se han dejado. No volver a tocar la preparación, cualquier mínima presión puede romper el cuerpo de los ácaros. Toda esta operación se realiza bajo la lupa binocular. En preparaciones permanentes colocar los portas otra vez en estufa o placa a la misma temperatura durante cinco a siete días para favorecer el secado y endurecimiento de la preparación.

Para el montaje de machos colocar sólo uno por preparación. Dejarlo de lado y depositar el cubre como en el caso anterior. Esta postura facilita la posterior observación del edeago o pene (fig. 1). El resto del procedimiento es similar al caso de las hembras. En la mayoría de casos el edeago no quedará en buena posición para su observación, por lo que lo más recomendable es, nada más hacer el montaje, llevar la preparación al microscopio y ver cómo ha quedado. Es imprescindible que el edeago quede perfectamente de perfil para apreciar con detalle su forma. En muchos casos será necesario, con ayuda de una aguja o un punzón y con cuidado, mover suavemente la preparación mientras está todavía blanda para mover al ácaro y que el edeago se observe perfectamente. Repetir esta operación con cuidado y paciencia hasta que la forma se aprecie sin ninguna duda, si el edeago no se observa bien la preparación no tiene ninguna utilidad.


Fig. 1.-  Postura aconsejada para el montaje de los machos y posición y partes del edeago típico de las especies del género Tetranychus.

 

 

CLAVE

1.-  Estrías del dorso de la hembra, entre el tercer y cuarto par de setas dorsales, longitudinales, formando una figura en forma de diamante (fig. 1a). Peritremos terminados en gancho (fig. 1b). >>> 2

   

-  Estrías del dorso de la hembra, entre el tercer y cuarto par de setas dorsales, transversales, sin formar una figura en forma de diamante. Peritremos terminados en una estructura tubular reticulada (fig. 1c). Pomo del edeago del macho alargado, terminado en punta y perpendicular a la base (fig. 1d). >>> T. viennensis

 

 

2.-  Tarso de la pata I de la hembra con la seta dúplex (es una pareja de setas formada por una muy larga y otra muy corta cuyas inserciones están en contacto) proximal más o menos en línea con el resto de setas de la base del segmento (fig. 2a). >>> 3

-  Tarso de la pata I de la hembra con varias setas más cercanas a la base del segmento que la seta dúplex proximal (fig. 2b). >>> 4

3.-  Pomo del edeago del macho con la proyección anterior aguda y sin proyección posterior  (fig. 3a). >>> T. ludeni

 

-  Pomo del edeago del macho con la proyección posterior alargada y curvada, con lo que el pomo toma una forma de proa de góndola (fig. 3b). >>> T. evansi

 

4.-  Pomo del edeago relativamente grande, no menos de 1/3 de la longitud del margen dorsal de la base, y de forma variable. >>> 5

 

 

-  Pomo del edeago relativamente pequeño, no más de 1/4 de la longitud del margen dorsal de la base. Presenta dos pequeñas proyecciones agudas y el margen dorsal es convexo. >>> 6

 

 

5.-  Pomo del edeago con la proyección anterior redondeada y más desarrollada que la posterior, que es aguda (fig. 5a). >>> T. turkestani

 

-  Pomo del edeago con las proyecciones anterior y posterior redondeadas, estando más desarrollada la anterior (fig. 5b). >>> T. neocaledonicus

 

6.-  Estrías del dorso de la hembra, entre el tercer par de setas dorsales, verticales. Se encuentra sobre gran variedad de especies vegetales. Pomo del edeago de forma variable, en la mayoría de casos como en fig. 6a.>>> T. urticae

 

-  Estrías del dorso de la hembra, entre el tercer par de setas dorsales, horizontales. Se encuentra únicamente sobre Ulex y Eryngium. Pomo del edeago como en fig. 6b. >>> T. lintearius

Masa sedosa producida por T. lintearius en Ulex

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar y mejorar tu experiencia de navegación. Al continuar navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información